Ley de Mediación Familiar Aragón

Comenzamos la serie sobre mediación con la Ley aragonesa de Mediación Familiar.

En su preámbulo se recoge:

La mediación familiar desarrolla las posibilidades de actuación de las personas  favoreciendo el diálogo, el acercamiento y la comprensión, para llegar a soluciones pactadas por las partes que al final suponen un mayor beneficio para todos los miembros de la familia, sobre todo para los menores y las personas más vulnerables.

Tampoco debe olvidarse que los problemas tratados a través del proceso de mediación no suelen evolucionar a formas más controvertidas de resolución, evitando y previniendo en muchas ocasiones situaciones familiares de malos tratos.

El artículo 4 de la mencionada Ley establece que los progenitores podrán someter sus discrepancias a mediación familiar, con carácter previo al ejercicio de acciones judiciales.
Añade que, en caso de presentación de demanda judicial, el Juez podrá, a los efectos de facilitar un acuerdo entre los padres, proponerles una solución de mediación y también podrá acordar la asistencia de los progenitores a una sesión informativa sobre la mediación familiar si, atendiendo a las circunstancias concurrentes, estima posible que lleguen a un acuerdo. Asimismo, continúa el precepto señalando que, iniciado el procedimiento judicial, los padres podrán, de común acuerdo, solicitar su suspensión al Juez en cualquier momento para someterse a mediación familiar, acordándose dicha suspensión por el tiempo necesario para tramitar la mediación.

En el artículo  5. Conflictos susceptibles de mediación familiar. Se dice

  1. La mediación regulada en la presente Ley podrá referirse a cualquier conflicto familiar surgido en el ámbito del Derecho privado.
  2. Específicamente, la intervención del mediador familiar tendrá por objeto alguno de  los siguientes aspectos:
    • Conflictos nacidos como consecuencia de una ruptura de pareja, existan o no menores afectados.
    • Controversias relacionadas con el ejercicio de la autoridad familiar o, en su caso, patria potestad y del régimen de guarda y custodia de los hijos.
    • Diferencias en lo relativo al régimen de relación de los menores con sus hermanos, abuelos y otros parientes y personas allegadas.
    • Situaciones derivadas de crisis de convivencia en el seno del matrimonio o de la pareja.
    • Desavenencias referentes a las relaciones entre personas mayores y sus descendientes.
    • Conflictos entre los miembros de la unidad familiar donde sea de aplicación la normativa de derecho internacional.
    • Los datos de las personas adoptadas relativos a sus orígenes biológicos, en la medida que lo permita el ordenamiento jurídico, alcanzada la mayoría de edad, o durante su minoría de edad representadas por sus padres o quienes ejerzan su autoridad familiar.

Salvo en los supuestos debidamente justificados, en los que esté en peligro la vida o la integridad física o moral de la persona adoptada, no se podrá facilitar la identidad de los padres biológicos en tanto en cuanto no se disponga de la autorización expresa de estos.

    • Problemáticas referidas al Derecho civil patrimonial o a la empresa familiar.
    • Cuestiones relacionadas con las sucesiones por causa de muerte.

Abrir puentes al diálogo: la mediación como un servicio

El presente artículo apareció en el Heraldo de Aragón el 11/04/2012

Es frecuente encontrar en las noticias referencias a la palabra “mediación”. Una persona de cierta relevancia se erige como mediador en un conflicto, o una de las partes lo convoca a mediar sin contar con la otra. Es habitual referirse a la mediación donde se asesora a consumidores, que con o sin razón tienen una disputa tras la adquisición de un bien o servicio, algo más próximo al arbitraje. También la asesoría legal pasa a llamarse mediación.

Debemos reconocer que el concepto de mediación como servicio es complejo. Y como todo servicio es intangible, y difícil de comunicar su utilidad y conveniencia. En el horizonte de la mediación para la gestión de conflictos, observamos que parte de los conflictos se gestionan, nunca llegan a resolverse realmente. Una acertada gestión hace que se pueda vivir en armonía con esas diferencias, que se sobrellevaran o toleraran mediante acuerdos, pactos, normas, costumbres, leyes, etc. La mediación se pretende presentar desde lo políticamente correcto, dentro de la educación y cultura de paz: algo inapropiado e infundado, que origina gran perjuicio a la mediación al darle cierto aire carente de profesionalidad.

La principal diferencia del ser humano con el resto de seres vivos está la capacidad del hombre para comunicarse estableciendo un dialogo. Esta capacidad permite salvar las diferencias hablando. En ocasiones es necesaria la ayuda de un tercero, con experiencia y formación vinculadas a la negociación, que ayudará a restablecer la comunicación. Las decisiones y acuerdos van a ser de las partes en litigio, no del mediador. El mediador solo recoge en un documento final, lo indicado y refrendado por las partes. Lógicamente la primera premisa de la intervención mediadora parte del acuerdo de partes en su designación (en conflictos sociales resulta común presentar una de las partes a alguien como mediador e iniciar unilateralmente un proceso de mediación sin el reconocimiento explícito de la otra parte en litigio, ejemplo el caso de ETA: eso no es mediación).

No es fruto de mediación un acuerdo que propone un abogado a las dos partes. Con el fin de reducir la factura para captar más clientes, con el pretexto de evitar juicio y un enfrentamiento de partes. Eso es un pacto que a medio o corto plazo genera los conflictos que se han escondido. En la mediación, en rupturas matrimoniales por ejemplo, hay un mediador y dos abogados que asesoran el interés de cada parte. No se puede, ni debe, ser: abogado, juez, mediador y representar las dos partes a la vez.

Finalmente añadir que la mediación no solo trabaja en el conflicto existente, ayudando a reconducir posturas y actitudes. Busca siempre restablecer el hábito de arreglar las diferencias de modo constructivo. Intenta rescatar el diálogo como medio habitual para superar diferencias. El mediador dedica su esfuerzo a rehacer puentes para la comunicación. Algo que en plena revolución de las nuevas Tecnologías de la Comunicación y de la Información puede parecer un contrasentido. A pesar de esos avances, el ser humano cada vez se encuentra más solo. El mejor antídoto es recuperar la tertulia familiar tras las comidas (la sobremesa), las tertulias de amigos, las tardes hablando en torno a la mesa camilla,… En la educación de nuestros hijos debemos incluir enseñar a expresar los sentimientos y emociones de manera correcta para ayudar y fomentar el diálogo, que empieza siempre con una escucha atenta. Debemos concluir que la mediación y el dialogo no son métodos alternativos de resolución de conflictos, son los recursos naturales y normales que se deben utilizar en un principio. Lo extraordinario y alternativo es la imposición de soluciones.

Narciso Lozano y Luis Vilas, son Sociólogos del Centro de Sociología del Conflicto y Estudio de las Relaciones (CESCER).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies